• Marta Bueno

¿Cómo ha afectado la COVID-19 al sector moda?

Actualizado: jun 8

Uno de los sectores que se ha visto especialmente afectado por la COVID-19 ha sido, sin duda, el sector de la moda.

Por ello, es necesario que se continúe con las medidas de protección, con el fin de garantizar la salud de todos a la hora de acudir a las tiendas físicas.

Asimismo, es evidente que si incluso antes de la pandemia el uso de la compra online era cada vez mayor, con el confinamiento lo ha sido aún más; por lo que todo esto conllevará una menor necesidad de puntos de ventas físicos.

Aun así, dentro de aquellos establecimientos que se permiten abrir, se llevará a cabo una labor muy importante de control del aforo máximo, y limitado.

Esto es muy similar a lo que ocurre actualmente en los supermercados, donde ya contamos con líneas en el suelo, distancias de dos metros entre consumidores, así como colas para poder entrar.

Otra de las medidas será la utilización, dentro de las tiendas, de un “GREETER” o, lo que es lo mismo: aquella persona que además de controlar dicho aforo, se responsabilizará de saludar y despedir a todos los clientes que entran y salen del punto de venta.

Todo esto va a provocar, también, un cambio evidente en el diseño de los establecimientos, ya que consistirá en espacios mucho más amplios debido a la distancia de seguridad de un metro –obligatoria- entre las personas.


En cuanto a la necesidad de una continua desinfección de la tienda, así como de las distintas prendas de ropa, me gustaría resaltar la importancia de los probadores, ya que éstos pueden llegar a ser la zona con mayor riesgo de contagio.

De hecho, en numerosas tiendas, en una primera fase de apertura, no pueden ofrecerse estos servicios de probador debido a sus reducidas dimensiones (en la mayoría de ocasiones).

Y es que el hecho de establecer la medida de desinfectar los probadores, tras cada persona que sale del mismo, es prácticamente imposible, ya que no solo tendrían que desinfectar el probador en sí mismo, sino también las distintas prendas ya usadas. Por todo ello, se está planteando un re-diseño de los probadores y emplear espacios mayores.


Por otro lado, en el sector de la moda, se apuesta por el uso de la tecnología para realizar el proceso de pago dentro de las tiendas físicas. Se intentará la posibilidad de pagar a través del teléfono móvil o mediante sistemas que permitan cargar el cobro directamente en la cuenta del cliente; evitando así colas y sin existir la necesidad de pagar, exclusivamente, en los mostradores.

Resaltar que dichas pantallas de auto-pago también estarían correctamente desinfectadas tras cada compra.

Por último, y como vamos viendo todos, destacar que la re-apertura de las tiendas no se está produciendo de manera repentina, sino que se tratará de un proceso paulatino, donde las marcas podrán hacer pruebas pilotos de implantación de tecnología en tienda y llegar a una conclusión de cómo funcionaría de la mejor manera posible, para que el cliente esté satisfecho con la experiencia de compra tras la pandemia mundial del COVID-19.



93 vistas

©2020 NewCvService